Deportado de Estados Unidos

    En los últimos 35 años he viajado a Estados Unidos docenas de veces y nunca he tenido el más mínimo roce con las autoridades de ese país.  Tengo familia y amigos en ese país y lo he visitado con mucha frecuencia.
    Hasta abril de 2010.  A pesar de mi historia y de que viajaba con visado concedido por el consulado de Estados Unidos en Madrid, al llegar a Estados Unidos fui detenido y se me denegó la entrada y fui deportado.
    Uno de los motivos de mi visita era visitar a mi tía que era muy mayor y estaba mal de salud.  Murió al poco tiempo sin que yo pudiera verla ni asistir a su entierro.
    Desde mi llegada a las 8 de la tarde hasta las 4 de la madrugada fui sometido a maltrato, humillaciones y abusos.  Se me reiteraban las mismas preguntas ridículas una y otra vez.  Luego me encerraron en una celda y, finalmente, al día siguiente me pusieron en un vuelo de vuelta a Europa.  A pesar de que pregunté no se me dió ninguna explicación.
    Fue una experiencia horrible y el estrés me dejó secuelas físicas y psicológicas. 
    No hay ningún motivo objetivo para denegarme la entrada pero mi queja no es tanto sobre esto sino que es por el trato humillante y abusivo que recibí y que es inadmisible en cualquier país civilizado pero tanto más en un país que presume de defensor de los derechos humanos. 
    Escribí al Consulado de Estados Unidos en Madrid contando mi caso pero no recibí respuesta.  No se entiende que el consulado me conceda el visado y luego al llegar a Estados Unidos con la misma información, me maltraten y deporten.
    Escribí al departamento de Homeland Security contando los hechos con detalle y tras seis meses recibí una contestación formularia que no contestaba nada de mi caso en concreto.  La respuesta estaba hecha con texto formulario pegado y estaba tan mal hecha que faltaba parte de un párrafo sin que se dieran cuenta.  Ni siquiera la leyeron antes de enviarla.
    También he escrito a varias autoridades españolas sin haber recibido contestación de nadie.  Entre otras escribí a la Dirección General de Asistencia Consular que se supone tiene la responsabilidad de proteger a ciudadanos españoles frente a abusos de autoridades extranjeras. 
    También he escrito a varios periódicos y televisiones sin que nadie se haya interesado.
    Debido a casos como el mío Estados Unidos ha perdido visitantes y para remediar esto el gobierno ha creado la Corporation for Travel Promotion Board con el objetivo de promocionar los visitantes extranjeros a Estados Unidos.  Pensé que les interesaría mi caso pero no he recibido contestación.
    No tengo ni la más mínima idea del motivo por el que se me trató así y solo se me ocurren dos explicaciones.  Una es que mi nombre o uno similar estuviera en alguna lista secreta pero como no se me dijo no puedo corregir el error.  Otra explicación posible y la que me parece más probable es, sencillamente, que los funcionarios tienen rienda libre y no tienen que justificar sus decisiones a nadie y ese día me tocó una persona medio loca que decidió sin motivo objetivo alguno que yo era un peligro o sencillamente disfrutó humillando y abusando de alguien que no podía defenderse.  Pregunté si podría hablar con un supervisor o alguna otra persona pero todo fue en vano.
   
    A nadie le sorprende ni le interesa mi historia, probablemente porque estas historias son frecuentes.  Si viajas a Estados Unidos te podría pasar a ti.  Estás avisado.