Ahí me las den todas!

Dicese que había un gobernador en una pequeña ciudad.  Y dicese que hubo una vez una reyerta en esa ciudad.  Y dícese que el gobernador mandó un alguacil para que pusiera paz entre los desavenidos.  Y dicese que éstos, en lugar de respetarle, le dieron unas bofetadas en la cara y le mandaron por donde había venido.  Y dícese además que el alguacil volvióse al gobernador y le habló de la siguiente manera:

- Señoría, cuando yo voy en representación de vuestra señoría, no soy como la misma persona de vuestra señoría?

- Si buen hombre

- Y si mi persona es la de vuestra señoría, no es mi cara la de vuestra señoría?

- Si buen hombre

- Y si alguien da una bofetada en esta cara, no está dando una bofetada en la cara de vuestra señoría?

- Si buen hombre, pero donde quieres ir a parar?

- Señoría, es que los querellantes han dado cuatro bofetadas a esta cara que es la de vuestra señoría!

Y el gobernador, con toda la solemnidad que puede imaginarse, dijo:

"¡Pues ahí me las den todas!

 

Esta frase significa indiferencia hacia los males o desgracias que suceden a otros y no nos afectan directamente.

 

Story

It is said there was once a governor in a small town. It is said there was once a quarrel in that small town. It is said the governor sent an officer to make peace between the ones fighting. It is said that these, instead of respecting the officer, slapped him and sent him back on his way. And it is said furthermore that the officer went back to the governor and had the following conversation:

-- Your Lordship, when I go in your Lordship’s representation, am I not like the person of your Lordship?

-- Yes, good man.

-- And if my person is that of your Lordship is not my face that of your Lordship?

-- Yes, good man.

-- And if someone slaps my face is he not slapping the face of your Lordship?

-- Yes, good man, yes, but where are we going with all this?

-- Your honor, the quarrellers have four times slapped this face which is the face of your Lordship.

And the governor, with all the solemnity which can be imagined said:

-- May I always be slapped there!

 

This last expression is used in Spanish to mean that we do not care about something bad which happened to someone else and does not affect us.